Se trata de una técnica de ventas que apela al pasado del consumidor o del espectador para lograr rememorar experiencias positivas. Según los estudios, un buen recuerdo puede generar el ánimo adecuado para consumir aquello que nos ayuda a recordar los buenos momentos: es el marketing de la nostalgia.

Si bien hay ejemplos de sobra en el mundo de la moda (nunca está de más recordar la frase que afirma que «lo clásico nunca pasa de moda») y en los últimos tiempos hemos visto remakes de películas antiguas con más éxito que nunca. El caso de Titanic, Soy Leyenda, El día que la tierra de se detuvo, El Aro, son otros ejemplos que sirven para mostrar que algunos clásicos pueden constituirse en nuevos productos muy útiles para el mercado.

En un mundo más específico como el marketing dentro del deporte, la NBA pone en circulación cada año camisetas vintage, mientras que alienta a que los equipos, al menos una vez al año vistan equipaciones «retro», como vemos en la foto de portada. Otro ejemplo de ello es la camiseta de la temporada 1994-95 de Washington Bullets que se vende actualmente en la tienda online de la NBA en un precio cercano a 100 dólares.

Marca personal: una importante fuente de recursos

Además, entre el innumerable contenido que generan diariamente con la competencia, también aparece contenido clásico que intenta rememorar los inicios o hechos históricos para una de las competencias más importantes del mundo.
Y en el mundo de los deportistas, ya hemos visto en nuestra nota «Deportistas para toda la vida y en la eternidad», pero en esta nueva nota, agregamos quizás al más emblemático en la historia del básquet y a quien hoy, a sus 57 años, sigue siendo una fuente inagotable de ingresos para su marca: Michael Jordan. Según las estimaciones, como jugador embolsó una suma de 93 millones de dólares; pero su fortuna estimada en 2020 es de 2.100 millones de dólares gracias a los acuerdos comerciales y sus negocios fuera del juego a través de su marca personal. Una verdadera máquina de generar dinero.

The Last Dance, uno de los últimos documentales de ESPN que también está disponible en Netflix, hicieron que el nacido en Brooklyn embolse aproximadamente 4 millones de dólares, aunque ese dinero fue donado a diversas organizaciones benéficas. Su contrato con Nike por las icónicas Air Jordan, le hacen ganar unos 190 millones cada año y es el responsable de más de los 80% de ingresos de Nike por las zapatillas más vendidas de todos los tiempos, un ejemplo perfecto de branding en el deporte.

Mirar atrás puede resultar eficaz para las marcas en determinados momentos, pero no les exime de la necesidad de seguir generando y emitiendo nuevos contenidos a medida que van creando su propia historia ante el consumidor. Una herramienta más para revalorizar imagen, contenido y acciones del deportista a lo largo de su carrera.

× Whatsapp