Por si algunos aun no escucharon la noticia, Merleys Leonard – jugador de los Miami Heat, ahora investigado por la NBA – fue desvinculado de su equipo y perdió sus sponsors poniendo en peligro su carrera deportiva, por un comentario antisemita realizado durante una transmisión de Call of Duty: Warzone.

No es la primera vez que nos encontramos con una noticia que presenta esta problemática; siempre que suceden conflictos como tales, nos damos cuenta de la magnitud y el peso que pueden llegar a tener no medir las actitudes, los dichos y el accionar de profesionales de élite, que se ven expuestos y observados por el ojo público, siendo por este mismo factor que las consecuencias pasan a ser mucho más amplificadas.

“Fucking cowards, don’t fucking snipe me, you fucking kike bitch”, una frase que podría traducirse como “cobarde hijos de puta, no me tires con ese puto rifle francotirador, perra ‘kike’ de mierda”. 

Esta fue, literalmente, la frase que tan desafortunadamente pronunciaría el ahora investigado jugador durante una transmisión que él mismo realizaba por su canal de twitch seguida por una gran audiencia. 
“Kike” es un término despectivo para referirse a la comunidad judía que se habría gestado entre la propia comunidad para identificar a los judíos de Europa oriental, porque sus nombres solían terminar con la sílaba “ki” o “ky”.

TENDENCIA EN CUESTIÓN DE SEGUNDOS

Cuando creas que alguien no te está viendo… fíjate de nuevo y recuerda que eres una figura pública.
Es que fue cuestión de segundos para encender las alarmas de su audiencia, capturar el momento y viralizarse.

El equipo de los Miami Heat, no quedaron exentos del momento destacado por las redes y tomaron cartas en el asunto anunciando que lo desvincularían por tiempo indefinido y que sumado a esto colaborará con la investigación iniciada por parte de la NBA. 

Descargo en Twitter del cuerpo técnico de los Miami Heat tras conocer el hecho de racismo que involucraba a uno de sus jugadores.

“Los Miami Heat condenan profundamente el uso de cualquier tipo de discurso de odio”, dice el anuncio publicado en las redes del equipo. “ Las palabras que usó Meyers Leonard estuvieron mal y no vamos a tolerar lenguaje de odio de parte de nadie asociado con nuestra franquicia”.

Pero no solo la carrera profesional como jugador de básquet de Leonard está en peligro, sino también su futuro en el mundo de los juegos competitivos. El jugador es un inversor de la organización de esports FaZe Clan desde 2019, que a causa del incidente decidió cortar cualquier tipo de relación.


“Estamos muy decepcionados de lo que escuchamos durante la transmisión de Meyers de hoy”, dice el comunicado de FaZe Clan. “Faze no tolera discursos de odio o lenguaje discriminatorio de ningún tipo. Aunque Meyers no es un miembro de FaZe, hemos cortado nuestros vínculos con él”.

El pasado 11 de marzo, se conoció la decisión final por parte de la NBA, quien sanciono al basquetbolista con una multa de 50mil dolares más la suspensión del mismo en todas las actividades por el período de una semana. Alegan a demás, seguir muy decepcionados por los dichos de Leonard.

Los Miami Heat hicieron pública en su cuenta de Twitter la decisión final tomada por el cuerpo de la NBA.

Por su parte, Leonard utilizó su cuenta de Instagram para hacer su descargo. Plantea su desconocimiento real del significado de la desafortunada palabra que eligió pronunciar mientras transmitía.  

“Esta no es una representación apropiada de quién soy y quiero pedirles disculpas a mis compañeros, entrenadores, y todos aquellos vinculados con los Miami Heat, y mi familia, nuestros fanáticos y otros en la comunidad judía que haya lastimado”.

UN CASO AÚN MÁS RECIENTE EN EL MUNDO DEL FÚTBOL

Kingsley Coman, jugador del Bayern Múnich, se presentó a la práctica del equipo en su Mercedes Benz personal en vez de hacerlo con el Audi que le otorgó el club y fue multado por 50 mil euros €.

¿Por qué se determinó el castigo? Porque el club, no le otorgó a cada uno de sus jugadores un auto de la reconocida marca como un simple acto de caridad, sino porque con Audi sostienen un patrocinio. Una de las bases y condiciones para que este patrocinio funcione es que los jugadores del Bayer se muestren vehiculizados estrictamente en todas aquellas actividades ligadas a la institución.

Entonces, al incumplir la norma establecida por el director deportivo Hasan Salihamidzic, al delantero, autor del gol en la final de la Champions League 19/20 ante PSG, le impidieron que ingrese con su vehículo al estacionamiento de jugadores del centro de entrenamiento, y además lo multaron económicamente.

Kingsley Coman, el jugador sancionado por el club por no cumplir las pautas establecidas con los patrocinadores

LA DELICADA RELACIÓN PATROCINADOR-DEPORTISTA

Como ya mencionamos en otras ocasiones, los patrocinadores son parte – y cada vez más fundamental – de la vida de los deportistas, por lo que sostener y establecer una buena relación con los mismos es primordial. 

Como hemos visto en estos dos casos, de tantos que se dan a diario, la relación jugador-patrocinador o jugador-club-patrocinador, en cierta forma pende de un hilo, ya que una mala jugada puede costar ya sea una sanción o aún peor, la desvinculación con los mismos. Y es que no es solo un intercambio de un producto para utilizar la imagen de un jugador, es también comprometerse y compartir los valores y visión de la marca con la cual se está colaborando y esto último es algo que los jugadores, en ciertas ocasiones, parecieran no tener del todo en cuenta. 

× Whatsapp